lunes, 30 de abril de 2007

RUTA DEL DESIERTO


La etapa comienza en el parking del Minijolibub (lo de las pistolas), desde la oficina de turismo. Decir que hoy hemos tenido la colaboración en la etapa de la increíble, la maravillosa, la tía que no usa mochila en el desierto, la tía del móvil mas grande . . . . .. . La Payaaaaaaaaaaaa. Y con camiseta negra y pantalón gris, la genial, la mas grande, la que siempre lleva las gafas y la gorra, MMMMMMMMMMMLLLLLLLLLLLLLLL. Y con gorra azul, camiseta blanca, pantalón gris, el tío de las botas gordas, el hombre que corta el viento, el tío con mas agujetas del mundo, el incombustible e incansable JJJJJJJJJJJJJJJJJJJSSSSSSSSSSSSSS. Y no menos importante en esta ocasión hemos contado con la participación de el profesional del sendero, el rey de las montañas, el principe del desierto, el comekilometros, el bastón que guío nuestros pasos, JJJJJJJJJJJJJJNNNNNNNNNNNNNN. Y por último, y mas importante, la teniente Onil del desierto, el punto naranja, el punto GGGGGGGGGGGGG.



Iniciamos abriendo un portón de madera (dirección Sur), que nos dejara ver el inicio de la ruta, señalada con unos palos con una raya amarilla y blanca. Siguiendo nos encontraremos con un descenso peculiar, creado con palos de madera. Y ya estamos en un primer arroyo. Seguimos el curso descendente del arroyo en busca del llamado Oasis. Aquí empezamos a tener nuestras dudas sobre la eficacia de los palos indicativos. En algún momento les perdemos la pista y llegamos a la rambla principal, cuando se supone que teníamos que tener algún desvío a la izquierda. Así que bajamos la rambla hasta llegar a una zona que no pega nada con el entorno, pero que a la vez parece que no pudiese estar en ningún otro lugar del mundo. Un pequeño Oasis en medio del desierto. Un contraste espectacular con el entorno (el cual creo que fue el culpable de no ver los palitos).



Seguimos ahora la rambla en su sentido ascendente, pasamos bajo el puente que cruza la rambla y nos dirigimos en búsqueda de los decorados cinematográficos. Tenemos que estar atentos ya que el camino cambia de sentido, y tenemos que tomar una bifurcación a la izquierda (creo que es el primer arroyo que se incorpora a la rambla por ese sentido). Justo en el punto del cambio vemos la señal del GR (que baja por la rambla) en la unión de los dos caminos. Tomamos el camino de la izquierda que nos adentra en una nueva rambla o mejor dicho en el Arroyo Verdelecho.



Seguimos camino ascendente hasta que veamos en lo alto del camino los decorados que están en uso. Y ahí viene un pequeño gran problema, tenemos que buscar un camino que sube al lateral izquierdo de la rambla. O bien como hicimos nosotros seguir hasta que encontramos un camino con cemento que cruza la rambla. Y lo tomaremos a la izquierda. Entre tanto pues tenemos que fijarnos mucho en el entorno que nos rodea, de su paisajes, de su flora, y con suerte parte de su fauna (conejos incluidos).

Al subir el camino hacemos la parada de comida, Jn nos gasta mucha energía y ya tenía bastante hambre. Así que bajo un eucaliptos degustamos los sanguicheses que llevamos. Y como no, en estos momentos Js nos vuelve a sorprender con un recital de flauta, menudo bocata de Jamón se cargo el tío. La verdad que a mi me dio un poco de envidia verme con mi sanguiche y ver esa tremenda flauta que no pensaba que fuese posible su ingesta. Pero si, doy fe que Js pudo con ella.

Una vez recuperadas las fuerzas yo pensaba que nuestro camino tenia que seguir subiendo (aun a día de hoy lo creo, ya lo explicaré mas adelante), pero se decide tomar sentido descendente y atravesar un pequeño bosque de eucaliptos que tenían muy buena pinta. Y vaya si la tenían, menudo color en sus copas, es una variante conocida como eucaliptos rojos, que ya solamente merecen la pena de visitar. Y milagro, una vez que ya casi teníamos el cuerpo preparado a que no encontraríamos los decorados, entre la arboleda se deja ver una torre. Animamos el paso, atravesamos el viento y llegamos al antiguo poblado abandonado, que por sus casas damos por sentado que es mexicano.

Nos dejamos llevar al antiguo Oeste y nos hacemos fotos de cheriff, e intentamos visualizar alguna película allí rodada. Luego continuamos hasta los nuevos decorados, estos si están en uso, pero solo se pueden ver desde unos 500 mts.

Encontramos una vereda que nos devuelve al arroyo (pensamos que es el que teníamos que haber subido) e iniciamos descenso. Hasta que gracias a mi capacidad observadora vemos un PALO DEL PR, increíble, ya nos habíamos olvidado de ellos. Así que con fuerzas renovadas retomamos la ruta del mapa marcada por palos y piedras blancas. Y volvemos a la rambla principal que ahora tomamos en sentido descendente para dirigirnos a nuestro punto de partida.

En algún lugar de ese camino teníamos que habarnos desviado a la izquierda, pero la ausencia de indicaciones nos lleva otra vez al puente que pasamos antes y por la carretera regresamos a los vehículos.

La ruta nos ofrece unos paisajes increíbles, algo digno de visitar para valorar mejor esto que queremos conocer con nuestros pasos, esta Almería que no deja de sorprendernos aunque sea con su desierto.

Los datos:

Distancia: 13 Km según podómetro, y 16 según ruta oficial (pero no la hemos seguido en su totalidad)
Señalización: En este aspecto la ruta suspende, no esta bien indicada y es casi imposible seguirla con el plano que facilita la diputación. Creo que existen mas decorados que no hemos visitado.
Recomendaciones: Gorra, protector y agua
Dificultad: Baja

3 comentarios:

Anónimo dijo...

En la ruta te ha faltado el magnifico, el maravilloso con su pantalon lleno de barro, su gorrillo de caminante verde, y su superformidable cantimplora q mantiene el agua fresquita, y sobre todo su genial idea de llevar en el coche una nevera con refrescos bien fresquitos como recompensa para la llegada y por supuesto aquel q nos muestra estas magnificas fotos, NNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNN

Nico dijo...

Nota Informativa: Una vez constrastado el mapa con las fotos del satelite podemos confirmar que el camino se tenia que subir a los decorados por donde hicimos la bajada. Por lo que animamos a quitar la seudovalla que impide el paso. Una vez arriba se tiene uno que ir hacia los eucaliptos y seguir el camino por el camino que que descartamos en la comida, hasta llegar al nacimiento del arroyo para posteriormente bajar por el. Si algún día se repite ya tenemos la ruta completa.

Aleeeeee

Anónimo dijo...

Alguna propuesta para el domingo 6 de Mayo?