lunes, 14 de abril de 2008

sábado, 5 de abril de 2008

Ruta Carcauz 05/04/08, homenaje a una habichuela

Para empezar esta ruta no existe y no se la recomiendo a nadie tal como la hemos realizado nosotros. Con la colaboración de ayuntamiento y medio ambiente podríamos estar ante una de las rutas mas bonitas de Almería, pero para eso queda bastante.

Quedamos en La Puebla de Vicar, concretamente en casa de E y Jf, junto a Jv, Aa, A, G y un servidor. Ahhhh se me olvidaba E nos trajo a su perra L, que fue compañera de Aa durante gran parte del día.

Desde la puebla nos dirigimos por el borde de la N-340 sentido El Ejido hasta la rambla, por la que empezamos a subir y aprovechamos para hacernos la foto de salida. Para empezar no teníamos muy clara la distancia hasta el acueducto, el camino no era del todo pintoresco por la rambla, luego se toma un camino que va por la izquierda y volvemos a cambiar de rambla hasta que llegamos a un camino asfaltado que cruza la rambla, subimos una cuesta y continuamos ahora por el camino asfaltado. En todos los caminos se sigue una tónica, y es que al fondo se ve el objetivo o lo que pensábamos que era nuestro destino.

Poco a poco el camino se va haciendo más largo de lo que teníamos pensado, Aa estaba algo tocado y nos costaba animarlo para que siguiese el paso, pero aún así aguantaba el tirón, eso si, tenia la ayuda de L que tiraba de él. Atravesamos la Autovía y ya se empieza a ver el camino verdadero, que nos lleva a unas casas, y a la salida de las mismas abandonamos el asfalto y ahora seguimos por lo que parece un camino forestal. Bajo nosotros esta la rambla de Carcauz, con una extracción en superficie de arena enorme. Aproximadamente a los 20 min de ir por el camino, en una curva, nos encontramos con nuestro acueducto de Carcauz. Y digo nuestro, ya que a posteriori descubrimos que se componía de tres acueductos, siendo este el mas representativo por sus dimensiones. Se observaba perfectamente la conducción de agua por la acequia, que imaginamos habrá que seguir en sentido ascendente para encontrar los otros dos.

Pero la ruta había sido mas dura de la cuenta, hacia un sol que partía las piedras y todos teníamos ganas de descansar, comer y empezar el regreso. Y sobre todo queríamos probar el bizcocho de E, y es que tiene que ser una madre estupenda preparando esos bizcochos. Por cierto, un secreto: en toda esta ruta existe un miembro o miembra secreta, el cual sus padres han bautizado como “habichuela”, pero como no nos enteramos de la noticia hasta la semana siguiente a la ruta no lo puedo decir, ahhh, felicidades E y Jf.

Bueno, una vez que repusimos la fuerzas teníamos que volver rápido ya que a los miembros de la familia O y a un servidor nos esperaba un arroz que no se lo salta un acueducto. Así que me recreo tomando estas fotos para el blog e iniciamos el viaje de regreso. Esta vez cambiamos la ruta y nos pasamos a conocer la casa del Marques de Casablanca, todo un descubrimiento para un profano como yo que no conocía ni de su existencia.

Seguimos entre invernaderos, ramblas y mas invernaderos, jugando al béisbol con una “pelota” verde con Aa, así se nos hacia mas ligero el camino a los dos, con A y sus avisos en la rodilla de que la ruta estaba siendo durilla, con la canción de “voy buscando un león”, hasta que por fin llegamos otra vez a la puebla.

Quien quiera visitar los acueductos, por favor, que no realice esta ruta. Que se dirija hasta lo que se conoce como la ciudad del transporte y a partir de ahí siga hasta una barriada con un columpio, no esta muy lejos, aparque el coche y empiece a caminar desde ahí, ya que eso permitirá visitar los tres acueductos sin problema. Mirando en el mapa la misma rambla de Carcauz parece ser bastante interesante para andarla algún día, ya que se mete hasta las entrañas de la sierra. Ánimo a todos ha realizarla así ya que el primer acueducto, el nuestro, merece la pena, e imagino que el resto también.

En cuanto al ayuntamiento aprovecho para mandarle un mensaje para que tomen nota y planifiquen una ruta señalizada, yo creo que un punto perfecto seria iniciarla desde Vicar Pueblo, sin pasar entre invernaderos y siguiendo gran parte de la acequia.