lunes, 25 de junio de 2007

SENDA DE LA HIDROELECTRICA- 17/06/07

Esta etapa no estaba preparada, pero en vista de los buenos resultados que me dieron de mi rodilla decidimos realizarla.

Como en la anterior etapa en Laujar iniciamos la ruta desde el “Albergue de Peregrinos A y E”. Un poco mas adelante, ya en la carretera, nos esperaba I con T, con ellos ya teníamos el grupo cubierto. Por lo que seriamos Js, I con T, G y un servidor. Poquita gente pero con muchas ganas de hacerla.

Iniciamos la caminata por la carretera que va hasta Laujar, ya que Js quería parar a ver si encontraba su ansiado cayado, y posteriormente siguiendo por el asfalto llegar hasta el Área Recreativa. Una vez allí damos rienda suelta a T y nosotros nos disponemos a iniciar nuestra ruta con muchas ganas. Buen ritmo de entrada, con las fuerzas intactas, y a quemar Km, no muchos hasta que pasamos el Rte La Fabriquilla, al cual le dedicaré unas palabras al final, y encontramos el panel informativo de la “Ruta de la Hidroeléctrica”. Y con ganas, ansias y arrojo iniciamos la subida que teníamos ante nosotros. Nos preparamos un bastón ecológico para cada uno de nosotros en vista de lo complicada que parecía la subida, menos T que se desenvolvía bastante bien en las cuestas. Hemos de decir que no existe ningún hito, mojón o poste que nos indicase que la ruta era la correcta, pero nosotros seguíamos adelante. El sendero era un poco dudoso, muy pedregoso y algo complejo para los senderos por los que habíamos transitado hasta ahora. Por lo que se escucho algún grito de G: “POR AQUÍ NOS VAMOS A MATAR”, y poco a poco se apoderaba de todos la sensación de que nos podíamos haber equivocado al iniciar la ruta. Al llegar a lo alto, el camino sorprendentemente gira al sur, cuando teníamos la certeza que en todo momento nuestra dirección debería ser Norte para ascender por la ladera derecha del río. Mas dudas. Decidimos continuar para ver si veíamos algún hito, pero nada. Y lo peor es que el camino empezaba a descender. Por lo que se toma la decisión de volver atrás y bajar por donde mismo hemos subido.

T no se lo terminaba de creer “¿Por qué subir para ahora bajar?”. Ahora vemos que cuando algo cuesta trabajo subirlo, mas cuesta bajarlo, máxime cuando es terreno pedregoso. Ya llegando a la parte de abajo, otra sorpresa, por algún motivo incomprensible Js decide agredir con sus nalgas (culo) una roca que no le había dicho ni hecho nada, y claro, la roca se vengo arañándole el brazo y dándonos a todos un susto. Es necesario llevar un botiquín. Hacemos las improvisadas curas y seguimos marcha. Una vez abajo el cartel nos dice que el camino por el que íbamos era el correcto, así que carica de mierda para todos, menos Js que estaba mas preocupado por su brazo.

¿Qué hacer después de tal chasco? Se decide seguir el curso del río y ver si podemos llegar a Monterrey a comer. Unos cuantos pasos mas, y cada uno recapacito para sus adentros, que puñetas, vamos a volver a subir, así que le hacemos una foto al panel con el mapa para no tener mas dudas y empezamos a subir. Y ya lo creo que si subimos, lo que habíamos tardado en hacer casi una hora lo hicimos en menos de media hora, T se quedaba rezagada. Volvemos a continuar el camino por donde mismo lo dejamos, y aun con la certeza de que era correcto el camino deja dudas. Y aproximadamente a 1 Km de donde dejamos el camino por fin llegamos al primer hito. Aquí se une a otro camino que viene del río y que no esta señalado. Eso sí, una placa nos informa de que hemos subido por la vía de dificultad “alta”, mientras que la otra era de nivel medio.

Ahora seguimos la ruta en sentido ascendente, y poco tardamos en darnos cuenta de que merecía la pena subir. Conforme subimos el paisaje cada vez es mas majestuoso, con el Almirez al fondo. En este momento tenemos un encuentro de lo mas curioso, un grupo de "senderistas" preparados hasta los dientes y a un ritmo infernal. Se tomaron la libertad de meterse con nuestros bastones improvisados y otras lindeces del mismo estilo. Hasta ahora siempre que te cruzas con alguien en la ruta, te paras, charlas y comentas la etapa, es una pena que esta gente que se tome esta actividad como algo profesional, y no se dejan atrapar por los paisajes. Ahora llega el momento de sacarle partido a la linterna que nos dejaron nuestros hospitaleros de Laujar y entrar en una cueva. He de decir que gran parte del recorrido transcurre por el cauce de una acequia, ya en desuso. Dicho trazado nos ofrece unas ventanas a toda la ladera que son maravillosas. Un sendero muy bien cuidado. Seguimos ahora por una parte conocida, ya que nuestra anterior ruta discurrió un trozo por esta senda, hasta llegar al un puente de madera donde decidimos parar a comer. Y es que en principio queríamos subir hasta Monterrey pero el calor hace que el ambiente sea muy seco y dificulte el andar. El merecido descanso, incluso I con T se pudo mojar los pies. Y emprendemos el descenso por la ladera izquierda del río, y menudo solanero que nos pilló. T no podía dar un paso mas, buscaba las sombras y no quería dejarlas bajo ningún concepto, fue necesario hacer un receso para ver si mejoraba. Una vez pasada la etapa he de decir que a mi me llego a preocupar la salud de T, ya me veía con ella en brazos. Pero aguanto como una jabata, y siguiendo por la pista forestal volvemos a bajar al río y ya casi damos por terminada la etapa, solamente nos resta seguir su cauce para volver a llegar al Área Recreativa y esta vez volver al punto de partida por el curso del río.

Al llegar de vuelta y pasar por delante del Restaurante La Fabriquilla decidimos comprar una botella de agua de 1,5 L, el día era muy caluroso y todos teniamos ganas de algo fresquito, asi que todo dispuesto me dirigi al restaurante y pido mi botella de agua. Ya de entrada me parecio un sitio algo curioso, una sensación como de que no era agradable mi presencia en la barra. El chico me trae la botella y cual es mi sorpresa, tras titubear el camarero, cuando me dice el precio: 1,75 € la botella. ¡¡¡ MENUDA CLAVADA !!!. Asi que mi recomendación a todo el mundo de que evite en la medida de lo posible ese sitio, si una botella de agua que vale en supermercado aproximadamente unos 40 cts, le suben el precio mas del 400%, pues no quiero ni pensar cuanto valdrá un filete o una botella de vino. Y la verdad, el sitio no merece la pena a mi parecer.

Una etapa bastante dura por el calor, ya que fueron solamente unos 15 Km. Y que nos invita a probar con la otra ruta que nos queda en esa sierra, “La Senda del Aguadero”.

Pd. El brazo de Js se ha recuperado correctamente

4 comentarios:

Gema con una G dijo...

La etapa fué realmente dura yo a mi parecer creo que nos jugamos tres veces la vida, con la consecuencia de la caida de Js. Pero como siempre la compañía lo mejor, la ruta merece la pena el sufrimiento es agradecido.

La paya dijo...

maaaae mia!!! Que cansá estoy na más que de leer la ruta. Qué paliza que os metisteis. Me alegro de la recuperación del Js. A ver si pa las próximas me apunto también yo.
Besos para tooos los compis.
P.D. Y a poner en práctica las normas básicas del senderista.

Nico dijo...

No fue para tanto la etapa en cuanto a dureza del sendero, fueron los factores quienes la hicieron un poco mas dura. Pero la que realmente lo paso mal fue T, ya te contara ella cuando te vea

Anónimo dijo...

Comentario de la HIERBAS:

He¡¡¡ Donde estan las fotos de esta ruta? Con lo maravillosas que son las vistas, soy una pesá, lo sé. Realmente merece la pena al esfuerzo y el miedo, por lo menos para mi. Tambien quiero hacer llegar a todos aquellos senderistas pijoteros, que se creen unos profesionales, que por muy equipados que vayais segis siendo gente que camina para divertirse, disfrutar del paisaje y hacer ejercicio. Así que, ya uses un palo de un árbol o un megabastón con láser y propulsión de hidrógeno, no distais mucho de lo que estos humildes campestres, al menos yo, buscamos.Un saludo, nos vemos en la proxima.PD: Frase de I de hoy: "A los graciosos y los listos cortale las alas"